LAS OREJAS DEL REY MIDAS

Publicado por Yamil Cuéllar en


Cierta ocasión el rey Midas agasajó al sátiro Sileno quien había salido de viaje con el dios Dionisos a la India, durante cinco días y sus noches que fue huésped de Midas le narró a su anfitrión sus aventuras en el extranjero hasta que éste lo devolvió a Dionisos. El dios en agradecimiento le concedió un deseo. Midas deseó que todo lo que tocase se convirtiera en oro, y así fue. Sin embargo como absolutamente todo lo que tocaba se volvía de oro, tuvo muchos problemas; no podía comer ni beber y su hija fue víctima de su poder. Midas acudió al río Pactolo a lavarse para deshacerse de su molesta facultad y así pudo recobrar a su hija.
Mas tarde Midas fue invitado como juez a un concurso musical entre Apolo con su lira y un pastor llamado Marsias quien había encontrado una flauta doble hecha por Atenea que entonaba melodías maravillosas. Sin embargo Apolo retó a Marsias a tocar su instrumento boca abajo, cosa que este naturalmente no pudo conseguir, así que se declaró ganador a Apolo.
Midas objetó contra el veredicto de las Musas pero por tener mayoría se negaron a ceder. Apolo mató a Misias y le colocó a Midas unas largas orejas de burro. Apenado las ocultó bajo un gorro, pero el barbero las descubrió y por no aguantarse las ganas de decírselo a alguien lo dijo en voz baja dentro de un agujero hecho en la tierra,; pero un junco lo escuchó y se lo contó a los otros y el rumor se corrió hasta que todos lo supieron. Avergonzado, Midas le cortó la cabeza al barbero y después se suicidó.

Esta entrada ha sido publicada el 20 febrero, 2009 a las 15:00 bajo la etiqueta . Pueden seguir la respuesta a los comentarios inscribiéndose a comments feed .

0 comentarios

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"... los niños son la esperanza del mundo." José Martí