La Cucarachita Martina

Publicado por Yamil Cuéllar en




Pues, señor, esta era una cucarachita muy trabajadora y muy limpia que se llamaba Martina. Un día, barriendo en la puerta de su casa, se encontró un centavo.
“¿Qué me compraré? ¿Que me compraré? ¿Me compraré caramelos? ¡Ay, no, no; que me dirán golosa! ¿Me compraré una prenda? ¡Ay, no, no; que me dirán vanidosa!... Me compraré una caja de polvos.”Y la cucarachita se compró polvos de olor y, muy empolvadita, se sentó a la puerta de su casa.Y pasó por allí un torito:
—Cucarachita Martina, ¡qué linda estás!


—Como no soy bonita, te lo agradezco más.

—¿Te quieres casar conmigo?

—A ver, ¿qué haces de noche?

—¡Muuu, muuu!

—¡Ay, no, no; que me asustarás!

Y pasó por allí un perrito:

—Cucarachita Martina, ¡qué linda estás!

—Como no soy bonita, te lo agradezco más.

—¿Te quieres casar conmigo?

—A ver, ¿qué haces de noche?

—¡Guau, guau, guau!

—¡Ay, no, no; que me asustarás!

Y pasó por allí un gallito:

—Cucarachita Martina, ¡qué linda estás!

—Como no soy bonita, te lo agradezco más.

—¿Te quieres casar conmigo?

—A ver, ¿qué haces de noche?

—¡ Quiquiriquíii!

—¡Ay, no, no; que me asustarás!

Y pasó por allí un chivito:

—Cucarachita Martina, ¡qué linda estás!

—Como no soy bonita, te lo agradezco más.

—¿Te quieres casar conmigo?

—A ver, ¿qué haces de noche?

—¡Bee, beeee!

—¡Ay, no, no; que me asustarás!

Ya era muy tarde cuando pasó el ratoncito Pérez:

—Cucarachita Martina, ¡qué linda estás!

—Como no soy bonita, te lo agradezco más.

—¿Te quieres casar conmigo?

—A ver, ¿qué haces de noche?

—¡Dormir y callar! ¡Dormir y callar!

Y la cucarachita Martina y el ratoncito Pérez se casaron.

Al otro día, la cucarachita, al salir para el mercado, le dijo a su marido:

—Ratoncito Pérez, cuida bien la sopa de la olla. Pero no te la tomes hasta que yo vuelva. Espúmala solo con el cucharón. El ratoncito Pérez era muy goloso y, en seguida que la cucarachita se fue, sintió hambre. Se encaramó en la olla y trató de coger una cebolla doradita que asomaba en el caldo, pero, ¡aaaaay!, se cayó dentro. Cuando volvió la pobre cucarachita Martina, buscó al ratoncito por toda la casa y lo encontró completamente pelado, flotando entre los fideos. Salió la cucarachita a la puerta de la casa, y lloraba desconsolada:


—¡El ratoncito Pérez
se cayó en la olla
por la golosinade la cebolla!

¡Y la cucarachita le canta y lo llora!

Esta entrada ha sido publicada el 25 junio, 2009 a las 10:00 bajo la etiqueta . Pueden seguir la respuesta a los comentarios inscribiéndose a comments feed .

6 comentarios

Ay, mi cucarachita Martina!!! ¡Que linda estás! :-) Imagínate que en la escuela primaria hacíamos los actos matutinos y muchos participamos “actuando” como este personaje. Historias como estas hicieron cúspides en nuestra niñez. Solo quiero añadir que me parece que alguien (no creo que fue solo mi imaginación) le añadió un final feliz donde al chulo ratoncito Pérez lo vendaron, aprendió su lección, y vivieron muy felices :-)

25 junio, 2009 20:46

muy lINDA LA HISTORIA

10 abril, 2011 16:44
Anónimo  

Esta fabula la oi de niño y la contaba Humberto de dios, y era en un LP pero que ojala salga en cd o mp3 sabes? me gustaria volverlo a oirle, gracias.

02 febrero, 2012 18:22

Hola, no, desgraciadamente no conozco que exista al menos online. Ojala alguien que lo tenga lea estos comentarios para compartir ese material. saludos

03 febrero, 2012 12:07
Anónimo  

¡EL GUSTO QUE ME DIO ENCONTRAR ESTE CUENTO!
Mi abuela, quien acaba de morir nos lo contaba a los nietos, por eso es que lo estaba buscando. Solo que ella le cambiaba un poco, no se ponía polvos, si no un listón rojo y el ratoncito Perez caía en una olla de frijoles por no usar la cuchara grande. Aún así la historia original es increíble. Muchas gracias por compartir tantos cuentos y para mi tantos recuerdos.

06 marzo, 2012 12:38

Años tarde en encontrar este cuento que de niña nunca me canse de leer. Venía en los libros de la primaria. Gracias por hacerme sonreír el día de hoy.

24 abril, 2012 16:30

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"... los niños son la esperanza del mundo." José Martí