El oso y los dos amigos

Publicado por Yamil Cuéllar en

Dos amigos, viéndose sin dinero, vendieron a un vecino pellejero la piel de un oso. El oso aún estaba vivo, pero lo matarían enseguida: así le dijeron.
¡Qué oso aquel! El rey de los osos, según ellos. Su piel haría la riqueza del mercader; ni el frío más glacial la traspasaba; no un capotón, dos capototes podrían ser forrados y guarnecidos con ella. 
Dentro de dos días ofrecieron entregarla, y convenido el precio, pusiéronse al acecho.
A poco, ven venir al oso a trote: ni un rayo les hubiese causado más efecto. Ya no hay nada de lo dicho: se rescindirá el contrato. Trepa el uno a la copa de un árbol; el otro, más frío que un carámbano, echase vientre a tierra, y reprimiendo el aliento, se hace el muerto porque oyó decir que el oso no se ceba en cuerpos inmóviles y muertos.
El animal, haciendo el bobo, dio con aquel bulto, creyólo privado de vida, pero por mayor seguridad, se acerca, lo hociquea, lo vuelve y lo revuelve, oliendo aquellos puntos, por donde escapa el aliento.
“Vámonos, dice que ya hiede,” y se retira a la vecina selva.
Baja del árbol el otro cazador, corre al camarada y le felicita que todo haya quedado en un buen susto.
-“Pero, ¿Qué te ha dicho al oído, cuando te zarandeaba entre sus manazas?
-Me ha dicho que para vender la piel del Oso, hay que matar al oso antes.

Esta entrada ha sido publicada el 12 mayo, 2010 a las 0:55 bajo la etiqueta . Pueden seguir la respuesta a los comentarios inscribiéndose a comments feed .

2 comentarios

Hola!!
Muy bueno tu blg,interesante y uno aprende en cada post.
Te dejo un saludo desde Argentina.
Sigo pasando.

13 mayo, 2010 05:23

Gracias Jorgelina, me alegro que te haya gustado.

14 mayo, 2010 00:34

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"... los niños son la esperanza del mundo." José Martí