Los vidrios no compran el corazón

Publicado por Yamil Cuéllar en

Hay personas que creen comprar los sentimientos con cosas materiales. Desde el pretendiente que regala a su prometida un anillo de brillantes, hasta el padre que deja en las manos de sus hijos juguetes con los cuales demostrarle su cariño. Pero esos artefactos, esos diamantes, esos peluches de trapo, no dicen nada si tras ellos no se deposita un sentimiento verdadero. No sirve de nada que un padre llene de juguetes el cuarto de sus hijos, si no les dice “te quiero”, “te amo” si no les pasa la mano por la cabecita y les aparta el pelo, si no los aprieta contra su corazón por largo tiempo. De nada sirven esos diamantes que regala el novio, si más que diamantes no hay besos, y poemas y palabras que pintan la noche y hacen el cielo. De lo contrario, con el tiempo, esos sentimientos que con materialidad fueron sembrados, con materialidad y distancia serán devueltos, sentimientos mercenarios que huyen dejando un reino vacío.


Foto: Cortesía de Tracy Raver

Esta entrada ha sido publicada el 11 agosto, 2010 a las 0:00 bajo la etiqueta . Pueden seguir la respuesta a los comentarios inscribiéndose a comments feed .

0 comentarios

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"... los niños son la esperanza del mundo." José Martí