Tareas interminables

Publicado por Yamil Cuéllar en

Llega de la escuela y el tío le manda a buscar tres papas al mercado. Apenas regresa y la abuela le pide ir a pagar el dinero de una deuda, de paso quiere el padre una cajetilla de cigarros. De vuelta está la niña o el niño de nuestra historia y se sienta a recuperar el aliento que creía perdido. Ahora puede relajarse e irse a jugar. Pero el tío ha olvidado un último pedido, pedidos que no terminan nunca!! Va corriendo, a toda prisa regresa con la medicina que necesita la mamá. “¡Ya, aquí está, no me llamen más!” Dice el niño o la niña de nuestra historia, pero cuando abre la puerta, hace rato que el sol ha caído en el horizonte y los niños que jugaban en el parque ya se fueron a sus casas. No hay ninguna diferencia entre encargarle tareas de este tipo a un menor de edad y la explotación infantil. La diferencia es una línea tan fina y delgada que constantemente se rompe y muchas veces los padres no ven la diferencia. Los niños deben de tener deberes que cumplir. Es parte de la educación y la manera en que los padres incentivan la responsabilidad a temprana edad, pero nunca puede otra persona BENEFICIARSE de esas tareas que realiza el niño o la niña. Robar la infancia es un crimen. 

Esta entrada ha sido publicada el 26 agosto, 2010 a las 0:00 bajo la etiqueta . Pueden seguir la respuesta a los comentarios inscribiéndose a comments feed .

2 comentarios

Los niños tienen derecho a jugar, los adultos subestiman la necesidad de jugar de los niños, es como comer y dormir, los ayuda a crecer y en su desarrollo psíquico.
Hay un libro bastante interesante "Jugar es cosa seria" y sí que lo es!!

26 agosto, 2010 11:13

jugar = trabajar con amor, con deseos, disfrutar lo que hacemos = jugar :)
Totalmente 100% de acuerdo contigo!

27 agosto, 2010 00:34

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"... los niños son la esperanza del mundo." José Martí