La Última Página: Ponlo de castigo

Publicado por Yamil Cuéllar en

¿Con qué frecuencia escuchamos esta frase? “Ponlo de castigo, no dejes que vea la televisión, por hoy se acabaron los juegos… y por la semana también”. Pero sucede, que a veces no basta la acción. Hay personas, que aún creen que la penitencia es un escarmiento liviano y que el niño o la niña, merecen recibir un castigo físico. De eso estamos plagados en todas partes, de muchas personas abusivas que producto a su incapacidad e ignorancia para educar, creen que castigando físicamente lograrán enderezar la educación de sus hijos. Pues están muy equivocados. Golpear a un niño es un bumerán de tiempo, una caja de sorpresas, porque siempre deja su huella en el niño, una especie de estigma que puede llevar a la poca estima en la edad de desarrollo o a una violencia desmedida. Sí, muchos de nosotros que fuimos castigados físicamente no somos tan violentos, pero hay un pesar muy en el fondo del alma. Dicen los padres que el castigo físico aparece, cuando han agotado todas las opciones de la palabra con sus hijos. Pero es mentira. Un padre que le ha consentido todo a su hijo, que lo ha malcriado y ha sembrado un mal ejemplo frente a éste, no puede esperar una actitud modelo.

Esta entrada ha sido publicada el 28 octubre, 2011 a las 15:04 bajo la etiqueta . Pueden seguir la respuesta a los comentarios inscribiéndose a comments feed .

0 comentarios

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"... los niños son la esperanza del mundo." José Martí