La Última Página: Tiempo Perdido

Publicado por Yamil Cuéllar en


Este es un mes corto, aunque sabrán que en más de una ocasión el mes de febrero llego a tener 30 días. Esta vez no llegaremos tan lejos, sino que tendremos 29 días, un total de 366 días en todo el año. El por qué hay que agregar un día extra cada cuatro años, se debe a que la tierra en realidad demora 356 días y seis horas para darle la vuelta al sol. Entonces no sería justo para la tierra que ignoremos esas horas, de lo contrario andaríamos atrasados con el tiempo.
Eso es algo que no le preocupa al señor Morris Lessmore, que parece tener todo el tiempo del mundo para leer y reparar libros, tampoco le preocupa a Peruso, que al final de la historia parece estar perdido en el tiempo, pero a nosotros no nos puede ocurrir semejante cosa. Gracias al tiempo, damos valor a la existencia. Por eso es tan importante no perder ni un solo minuto en cosas que no nos aportan nada. La que no pierde un segundo es Nené, cuya curiosidad fue tanta que pese a las órdenes de su padre, fue a mirar el libro de 100 años, pero niña al fin, puede más la imaginación que la realidad, y así la traviesa Nené terminó arrancando las páginas al libro. Quería llevarse con ella a los monos, a los gigantes, a todo lo que le parecía bien o mal. Este es uno de los cuentos más populares de José Martí, el más simpático de todos los que aparecen en La Edad.
Hay tareas que se pueden hacer en un segundo, hay otras que requieren paciencia y sólo se logran al final de la vida. La burbuja de la vida demora alrededor de nueve meses, pero al pequeño Brenda le tomó mucho más tiempo hacer ese hermoso libro de Kells. Hay cosas en el mundo, que para lograrse requieren eso, una pasión muy grande, con una dedicación extrema.
La vida cuenta por los sucesos que se viven, y la rutina, creo yo es amiga del olvido. Cuando un día es igual a otro, no es posible reconocer la diferencia entre ambos. Martí incitaba a los niños a que aprendieran algo nuevo cada día y es cierto, cada día debe de contar con algo interesante, inolvidable, valeroso. De lo contrario, nunca echaremos de menos estos febreros cortos o ese día extra que se le agrega cada cuatro años.
Ilustración: El Conejo Blanco de Alicia en el país de Maravillas (Tenniel 1886)

Esta entrada ha sido publicada el 28 febrero, 2012 a las 0:00 bajo la etiqueta . Pueden seguir la respuesta a los comentarios inscribiéndose a comments feed .

0 comentarios

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"... los niños son la esperanza del mundo." José Martí