Libros de Cuba: “Wendy y El Duque Pedro”

Publicado por Yamil Cuéllar en ,


Orlando Cardoso Villavicencio
Ilustraciones: Hanna G. Chomenko
62 páginas
Casa Editorial Abril (2010)


Wendy y El duque Pedro es una reciente edición cubana del escritor Orlando Cardoso Villavicencio. Cuando estuve en la librería en mi búsqueda de autores cubanos para niños, me fue recomendado entre los libros con mayor demanda. Vale reiterar, que respecto a libros para niños en Cuba, no hay mucho tiempo para escoger, ya que los pocos ejemplares que salen a la luz se agotan rápidamente; así que podía ser, en ese momento, mi último chance de comprarlo.
La noche en que leí Wendy, pues el libro se divide en dos cuentos y no en uno como lleva a confundir el título en la portada, tuve una pesadilla muy fea, muy fea de verdad. Les cuento por qué.
Las pesadillas no vienen sin razón a los sueños. Tiene que existir un estímulo externo a nuestros sentidos. Muchos padres toman la precaución de evitarle a sus hijos emociones fuertes antes de ir a dormir y se busca la calma con la ayuda de una música suave o simplemente leer un libro de cuentos, pero no éste. Éste libro jamás.
Resulta paradójico que en un país donde existe tanta censura, no se cuide de alguna manera el contenido que sale en los medios para menores de edad. Esto llama la atención al cuidado que deben de tener los padres con respecto a lo que miran sus hijos en la televisión, escuchan en la radio o leen lo primero que salga a las librerías, pues “a quién va dirigido el contenido” no está muy claro en la isla.
Wendy narra la historia de una anciana y su nieta que viven en una cabaña aislada en el bosque. Súbitamente, la niña encuentra a un moribundo en el campo y juntas lo traen dentro de la cabaña para salvarlo y escuchar de él la historia de desdichas que acompañan su vida. Como ven, es una historia muy ingenua, con su base en los cuentos de hadas, brujas y príncipes encantados que pierden su reino. Pero lo fatal, y esto lo señalo con mucho respeto, es precisamente el mal empleo de adjetivos, innecesarios en un libro para niños pequeños. Por el uso de ciertas palabras violentas, agresivas, con imágenes muy fuertes, el libro de hadas pasa a ser un diario de dolor y pena. La descripción de ciertas escenas no es coherente con el género, la utilización de ciertas palabras con una expresión negativa rompe, desfigura, altera el cuento con un efecto contaminante. Por citar un ejemplo:
… Cuando Wendy llegó a los límites del huerto tropezó con algo que la hizo rodar por tierra. Aterrada se levantó rápido del sueño para el ver el objeto que la había hecho caer. Un grito de horror salió de su garganta. A sus pies, pálido y maltrecho, un hombre herido la miraba con ojos suplicantes.
―Por favor, niña ―profirió en un gemido―, dame un poco de agua.
Wendy no podía creer lo que estaba sucediendo. No concebía poder encontrarse con un hombre casi a las puertas de su casa; mucho menos, con uno moribundo y todo cubierto de sangre…
Existe algo curioso entre el libro y el autor. Es obvio que todo escritor guarde con su obra una estrecha relación, y hasta se puede decir que por lo general todo libro, novela, cuento o poesía, tiene una huella biográfica de quien la escribe. Pero esa fina frontera, de la cual se cuida el creador, puede convertirse en una fuente para desahogar vivencias. El escritor del libro, como aparece en un preámbulo que sí es evitable, sufrió prisión por mucho tiempo en una tierra extranjera. Wendy nació durante esos días de terrible aislamiento y dolor, una marca reconocible por el lector a medida que se adentra en la lectura y donde se puede encontrar visiblemente no el cuento, no al narrador, no a los personajes, sino al autor del libro. Es comprensible, pero no tiene un niño pequeño que ser partícipe de la experiencia. No hay necesidad de usar adjetivos o descripciones sangrientas y pasmosas. Situaciones trágicas y tristes, pueden ser contadas de una forma en que no raye en el patetismo y lo grotesco. 

     
Nivel de lectura: 18 años en adelante
Calificación: No recomendable

Esta entrada ha sido publicada el 01 abril, 2012 a las 0:00 bajo la etiqueta , . Pueden seguir la respuesta a los comentarios inscribiéndose a comments feed .

0 comentarios

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"... los niños son la esperanza del mundo." José Martí