Literatura para niños en Cuba

Publicado por Yamil Cuéllar en


La oportunidad de hablar con escritores en Cuba me ha permitido corroborar la situación de la literatura para los más pequeños en la isla. El gran problema, expuesto por los autores, y redicho por mí en reseñas anteriores, es el nivel que ocupa la literatura para niños dentro del movimiento literario en Cuba. Como una subclase: “ellos son escritores, estos otros hacen libros para niños”. También hay que mencionar el localismo, una burbuja cerrada que impide al lector extranjero entender el contexto, los personajes. Dando un margen limitado a las obras. Otro punto a destacar es el papel del ilustrador, cuyo nombre in-aparece en la mayoría de las publicaciones y la ilustración en sí, casi todas ellas sin colores.
 El aislamiento cubano, es una burbuja constante. Un círculo vicioso que a pocos les permite respirar aire nuevo. Las historias son repetitivas, toman o copian de un clásico, imitan con pésimo gusto argumentos o personajes exitosos de libros muy bien vendidos en el mercado internacional, sin embargo lo critican. Muchos de los escritores son mordaces con las obras ajenas. No buscan narrar, sino decir. Cuando no llegan, se pasan. Así hay libros donde toman al niño por bobo, y otros libros donde toman al niño por un adulto. Muchos escritores publican por la reputación que han conseguido y ganado a bien, otros por premios, becas y concursos que se dan a lo ancho y largo de la isla, aunque la confiabilidad de los mismos no esta muy clara; mientras que otros escritores, abusan de la oportunidad y lanzan lo que tienen desesperados en publicar, y porque son amigos del director de la editorial, o de algún dirigente, o porque cuelga una medalla heroica como es el caso de ese Wendy y el Duque Pablo que nunca, jamás debió salir en papel. Lo bueno, y este es el gran final, es que el joven lector es quien se encarga luego de guardar, lo que merece ser guardado para siempre, y de rechazar aquello que en realidad, no tiene valor alguno, excepto en la basura. El tiempo se encargara poner en su lugar a quien merece. Mientras, el escritor para niños en Cuba navega en un mar colosal de dificultades y en un nuevo tiempo por venir.

Foto cortesía del blog: Literatura para Niños y su Didáctica

Esta entrada ha sido publicada el 11 julio, 2012 a las 0:00 bajo la etiqueta . Pueden seguir la respuesta a los comentarios inscribiéndose a comments feed .

0 comentarios

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"... los niños son la esperanza del mundo." José Martí