La Última Página: La escuela al campo

Publicado por Yamil Cuéllar en


La escuela al campo es un período famoso en la vida de todos los cubanos que arrastra una gran polémica. Sucede entre los 11 y 14 años de edad, cuando las clases en el nivel secundario se interrumpen y los estudiantes son enviados a granjas, cosechas de café en las montañas o extensos terrenos donde cortar caña de azúcar o recolectar hortalizas y vegetales. Muchos padres buscan los medios para evitar que sus hijos asistan a estos campos de trabajo. Unos lo consiguen ayudándose de certificados médicos, creando enfermedades que legalmente les impide a sus hijos realizar trabajos a la intemperie. Sin embargo, el sistema se encarga más tarde, de colocar a los estudiantes al final de una lista como castigo cuando llegue el momento de escoger una carrera universitaria. La “escuela al campo” pretende encubrir el verdadero sentido de la practica, cuando en realidad se trata de “campos de trabajo” al que se suman maestros y profesores. Un grupo de cubanos ya adultos recuerda esta etapa como un momento de independencia, libertad y nuevas experiencias lejos del alcance de sus padres; pero otro grupo, reconoce la “escuela al campo” como un abominable medio de explotación infantil.
Los casos de accidentes, lesiones y hasta muertes que han ocurrido durante esta etapa son numerosos, pero no recogidos en ninguna estadística. No existe un record para conocer los efectos de estas tareas escolares en el campo, también se desconoce los beneficios ni prejuicios reales que trae como consecuencia.
Durante mi etapa en la escuela al campo, tuve disímiles vivencias, unas alegres y otras humillantes. Fui testigo de accidentes casuales y otros evitables. Una compañera de clase sufrió un accidente que la privó de un dedo mientras recogía café en las montañas. El más grave incidente tuvo lugar un año después, en 1998, cuando la carreta que transportaba doce niños se volteó en el camino que conecta a los municipios Lajas y Cruces de la provincia de Cienfuegos. Los llevaban a cortar caña de azúcar, provistos cada uno con una mocha afilada, cuando la carreta se volteó debido a un fallo de mantenimiento. Las lesiones fueron desde fracturas hasta cortes de piel, ninguna muerte que lamentar por suerte. ¿Quién es responsable? Una pregunta que siempre quedará en el aire. Lo claro es que la sociedad cubana vive un atraso en cuanto a materia de derechos universales. Si tan difícil es reconocer el derecho a la libre expresión, mucho más complicado resulta respetar los derechos de los niños.
Foto tomada en el blog: De amor y guerra, Fermina

Esta entrada ha sido publicada el 28 septiembre, 2011 a las 17:59 bajo la etiqueta . Pueden seguir la respuesta a los comentarios inscribiéndose a comments feed .

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"... los niños son la esperanza del mundo." José Martí