Viajar a Maui, Hawaii

Publicado por Yamil Cuellar en

¿Quién va a saber que yo estuve en Maui si nadie se ha enterado? Hacía casi dos años había visitado Honolulu, una de las islas hawaianas más populares. Pero frente a una oferta de viaje: 500 dólares por 5 noches en hotel, pasaje de avión ida y vuelta, más auto deportivo incluido… pues era imposible rechazar. Además, varios amigos me insistían en que Maui era un destino necesario.
Y he aquí lo que descubrí: Maui y Honolulu son dos polos opuestos. Mientras Honolulu sufre un turismo agitado, algo de ciudad y noches en movimiento, Maui es la calma, la puerta de la tranquilidad. No hay mucho que hacer en Maui, apenas nada. Pero hermosa, hermosa isla en todas las palabras. Hawaii se ha robado la belleza que quedó al final del mundo. Porque cuando llegas a la isla la vida es muy vital. Los volcanes ya extintos adentran sus cimas en el cielo, el mar torna violeta profundo, de pronto llueve, sale el sol y descubres que a cada minuto te regalan un arcoíris. Así es el clima en Maui, como en todas las islas de Hawaii. Inesperadamente cae una lluvia, pero desaparece al cabo de los minutos dejando colores en el cielo.

Restaurante favorito: “Hulla Grill” en Whalers Village
Actividad más divertida: aprender a surfear.
Lo más sorprendente: ver el cielo infinito de estrellas. Estrellas que jamás había visto.  
Recomiendo: quedarse en el área de Lahaina, una zona céntrica donde resume las mejores playas, restaurantes y tiendas.
Recomiendo: no es necesario rentar un auto, pues todos los hoteles cuentan con autobuses que gratuitamente te traen o llevan.
Recomiendo: amenidades como bucear, ver tortugas impresionantes, ir hasta un cráter en mar abierto donde se refugian montones de peces y criaturas marinas jamás vistas en mi mucho ver.  
Recomiendo: Ir a buscar tranquilidad, porque no hay otra cosa que encontrar.



View Larger Map

Alicia en el País de las Maravillas-Capítulo 1

Publicado por Yamil Cuellar en ,

Mi mamá llegó

Publicado por Yamil Cuellar en

Aquí está la noticia más feliz de mi vida. Tras ocho años de larga distancia, mi madre y yo hemos logrado reunirnos finalmente. Fue difícil, duro, terrible por momentos, pero ya está aquí junto a mí. A veces pienso que es mentira, que su presencia es el resultado de algún delirio después de esperar tanto. Ella sigue como siempre, juvenil, radiante de chizpa y una energía que no puedo igualar. Mi super madre. Estoy muy feliz, muy feliz.

Capítulo Final de "La Historia Interminable"

Publicado por Yamil Cuellar en ,


Súper Regreso de Yamil Cuéllar

Publicado por Yamil Cuellar

Perdonen, perdonen tanta ausencia. Dios!!! qué cantidad de cosas tengo que contarles. Lo principal, es que en unos días voy a buscar a mi mamá en Cuba. La voy a traer de Cuba no solamente a ella, sino también a una perra que ya pronto verán por fotos o por videos. También tengo que hablarles del libro, de los Cuentapiojos, de Hansi un loro rarísimo que cuenta lunas, Yosemite, la misteriosa muchacha de la cual me he enamorado, de la visita de las estrellas, de La Historia Interminable… es demasiado, demasiado. 
Mientras, un beso grande a todos los que me siguen. Beso grande, GRANDE, con todas las letras. Les voy a contar algo con franqueza, y es que: "nada es más vital que la sincera felicidad".

Foto? Tomada en Maui, Hawaii!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Banksy en New York

Publicado por Yamil Cuellar en


Foto- Carlo Alegri

Koshik, el elefante que puede hablar

Publicado por Yamil Cuellar en

Nadie se puede explicar cómo éste elefante indio ha podido pronunciar algunas palabras coreanas como “Si, No, Tenderse, Bueno y Hola”. Ni el doctor del zoológico ni otros biólogos pueden comprender a qué se debe. El animal más conocido que puede imitar la fonética humana ha sido el loro, o las cotorras, como se las llama en Cuba. ¿Pero un elefante?
Lo cierto es que desde el 2006, Koshik llamó la atención de todo el mundo al decir algunas palabras ayudándose con su trompa, porque los elefantes no tienen labios. ¿Podrá el elefante aprender más palabras, decir una oración completa y un día sentarse para conversar con sus cuidadores del zoológico? ¿Qué les dirá? Seguramente les reclamará la mala comida que le brindan, el por qué lo mantienen encerrado, que qué se han creído ellos que son… y así, por largos días, el elefante tendrá la oportunidad de decirle a todos lo que piensa, pero con palabras humanas.

Foto: DiscoveryNews

Los delfines tienen nombres

Publicado por Yamil Cuellar en

Llamarse por un nombre no es un privilegio reservado solamente para los seres humanos. Quién sabe si a lo mejor, también las moscas tienen una forma de llamarse entre sí y cuando son muchas las que vuelan sobre un turrón de azúcar entonces una llama a la otra: ¡Tita, déjame un pedazo! ¡Pancha es una golosa! Y así sucesivamente de acuerdo al país donde viven escogen sus nombres. A lo mejor.
Sin embargo, a ciencia cierta se puede demostrar que los delfines tienen nombres. Aunque viajan en grupos por mares y océanos, se conocen entre sí, y son capaces de llamarse usando silbidos muy auténticos y únicos, con los que señalan el sexo y la edad del delfín al que quieren llamar.
Foto: Creative Commons 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"... los niños son la esperanza del mundo." José Martí