La guerra de las especias

Publicado por Yamil Cuéllar en

Es rico cuando mamá pone en la comida cilantro, ajo, cebolla, nuez moscada, canela, acite y aromas. Basta un poco de comino y ya la comida es otra cosa. Pimienta, sal, ajíes y tiene color la cena. Pero lo que hoy parece haber estado siempre en nuestras mesas, fue ayer privilegio de pocos habitantes en el mundo. Hasta la comida de los reyes y príncipes era insípida. Se consideraba acaudalado aquel hombre que llevara consigo una bolsa de pimienta, al punto de llegar a valer más que su vida. Desde la India venía la mercancía, desde la Isla de las Especias iban trayendo los comerciantes los colores que darían sabor a las comidas en Europa. Los peligros rodeaban la vida de los mercaderes, que ya no era el mal tiempo en el cielo, ni en el agua, sino los piratas y corsarios que por mar y tierra perseguían la carga. Dichosos se sentían los europeos que si de cinco barcos uno llegaba a su destino, porque solamente con ese, compensaban el resto de la perdida. En tierra esperaban los camellos para atravesar con la carga todo el árido desierto. Y no eran días, sino meses de camino enfrentando los peligros del sol y de los bandidos que se ocultaban para emboscar a los comerciantes. Todo eso acontecía entre Europa y la India, mucho antes de descubrirse la tierra americana, cuando las monedas carecían de valor porque cada grano de pimienta pesaba lo mismo que un grano de oro. Esto llevó a los hombres no solamente a morir por ella, a matar, a venderse o empeñar el alma, sino también a buscar nuevas rutas, nuevos caminos hacia la India para colorear la comida sobre la mesa.

Esta entrada ha sido publicada el 12 febrero, 2010 a las 0:00 bajo la etiqueta . Pueden seguir la respuesta a los comentarios inscribiéndose a comments feed .

4 comentarios

Qué maravilla leer estos relatos. Puedo imaginarlo todo perfectamente. Qué forma de devolver el valor a lo que se pierde en lo cotidiano. Gracias por la magia.

13 febrero, 2010 21:46

Un abrazo Andesa, me alegra que te gusten estos relatos. Ahora cada vez que pongas pimienta en la comida, tendrás una historia que contar producto a ella.

14 febrero, 2010 12:27

Hola, soy Santiago Alvarez, escritor y Parapsicologo en un programa de radio en España a nivel mundial misterios en la noche r21 y estudio entre otras cosas el mundo medieval. Esta historia en concreto no fue menos de lo que cuentas, llego al punto de grandes guerras comandadas por generales mandados por reyes sobre todo Españoles, que eran los que mas pegaban y tenían grandes riquezas. No hay que olvidarse también de grandes personalidades como Alejando Magno, que también busco especias, La reina de Saba que regalo especias al rey Sabio Salomón, y es imposible olvidarse de los barcos Fenicios que fueron grandes potenciadores de las especias.
Felicidades por el blog.

07 mayo, 2010 14:07

Hola Santiago, gracias por su comentario. Me alegra que le haya interesado el artículo. Tiene usted razón, esto apenas es una estocada superficial de como fue el asunto. Espero que nos mencione en su programa y bienvenido. Saludos

07 mayo, 2010 21:23

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"... los niños son la esperanza del mundo." José Martí